FANDOM


Rikoo, el santo de las pielesEditar

Rikoo es el santo de las pieles. Gracias a él, los animales están protegidos del frío... y los miaumiaus son tan suaves que las anutrofitas no pueden resistirse a acariciarlos día y noche.

Una vez Rikoo fue en Frigost y un smielodón le mordió el trasero. Mathru, el santo de la venganza, le recomendó no dejar las cosas claras. Si le traes unos pelos de smielodón como ofrenda le harás feliz.

El ChismanaxEditar

Cazados por su piel, ¡los jerbos son la presa de los cazadores menos honrados! Una práctica que no le gusta en absoluto a la jerba gigante ¡y que suele ponerla de muy mal humor! Y cuando se le ponen los pelos de punta, la electricidad es palpable...