FANDOM


259 all 690 300.jpg
La Edad primitiva es seguida por un período de renovación. Bajo el impulso de los dioses, vuelve a aparecer la vida en el Mundo de los Diez (luego renombrado "Mundo de los Doce", pues dos diosas nuevas encontraron la manera de integrarse a éstos). Ésta es la era de los Dofus, la era de los seis Dofus. Estos poderosos y fantásticos huevos de dragón son codiciados por todos los aventureros. Se dice que todo aquel que los obtenga podrá ser igual a un dios...

Duración: año -211 hasta el año 789

Armonía (-211, 0)Editar

Después de crear la vida en el planeta, los dioses desean establecer un equilibrio entre todas las cosas. Sin embargo, la "Armonía" sólo puede existir con nuevos Dofus.

  • Los dofus primordiales (-211)

Sólo los dioses saben por qué, que para un mundo con armonía se necesitan de Dofus. Y para hacer los Dofus, es necesario que los dragones amen. 

Está bien… ¿pero cómo se seduce a un dragón? Es muy sencillo, ¡basta con prestar una linda muñeca y dejar que el encanto funcione! Es por eso que el Dios Sadida, experto en muñecos antes que sus compañeros, se ha puesto en la creación de una docena de ellos. Su objetivo: seducir a los 10 dragones primordiales para que éstos puedan poner un huevo. 

La operación fue un éxito. Desde luego, sólo 6 dragones son seducidos, ya que algunas muñecas son menos bellas que las otras (o tal vez menos dotadas para cosas del amor). Pero el resultado está ahí: ¡los seis Dofus primordiales se han puesto! Éste es el fin de la Edad Primitiva, y el comienzo de la Edad de los Dofus. 

Cada huevo de dragón emite una pulsación, los seis comienzan a vibrar al unísono, extendiendo la armonía dentro del Mundo de los Diez. El desorden termina y una onda positiva invade el planeta. 

  • El reloj de Xelor (0)

Para matar el tiempo (o más bien al revés), el Dios Xelor se interesa en las pulsaciones emitidas por los seis dofus primordiales. Tic-tic-tac, tic-tac-tac: Su ritmo termina dándole una idea. ¿Y si se le copia para cuantificar el tiempo que pasa? 

Ni corto ni perezoso, el dios pone en práctica su proyecto y crea un instrumento de medición adecuado: El Reloj de Xelor. Y entonces aprovecha la oportunidad para declarar el año 0 en ese mismo instante. Desde ahora, todos los eventos pasados y futuros serán clasificados con respecto a este día. Serán “antes del Reloj de Xelor” y “después del Reloj de Xelor”. 

El tiempo ahora es cuantificable, Xelor la divide en meses, días, horas y minutos… y con la ayuda de los otros dioses, él nombra los guardianes para cada uno de estos intervalos temporales. Como es el caso, por ejemplo de Los Protectores de los Meses.

Pero Rushu, aburrido en la Fab’hugruta (a falta de patinar), ¡ve su oportunidad para participar! Él insiste, tanto así que trata de nombrar a su mano derecha Djaul un protector de los meses. Una manera simple, pero eficaz, de tener un dedo dentro del engranaje… ¡para poderlo modificar a su antojo! 

El mundo de los doce (0, 12)Editar

Mientras los demonios conspiran, ¡los dioses están contentos! Pues dos nuevos reclutas entran en el panteón divino...

  • Ruptura de la armonía (0, 10)

Al convertirse en el protector del mes de Desiembro, el demonio Djaul es libre de vagar por el Mundo de los Diez. Y busca la manera de tomar ventaja de esto para servir a su amo, Rushu.

Entonces se propone llevarle un Dofus, recién puesto. ¿Pero cómo seducir a un dragón siendo un demonio maléfico? ¡Engañando por supuesto! Es así como él diseño una Ondina (o sirena), una criatura acuática, para que pueda conseguir seducir a Aguabrial, el dragón del agua. 

El truco funciona… al menos al principio. Aguabrial es seducido, y no tarda mucho en poner un segundo Dofus Turquesa. Pero, pronto descubre el engaño y lleno de rabia, mata a la Ondina.

Djaul, por su parte, no tiene tiempo para celebrar. Pues el Dofus eclosiona antes de que él pueda aprovecharlo, haciendo que nazca un dragón aterrador: Bolgrot. 

¡Horror! ¡El corazón de Bolgrot no late al unísono con los seis Dofus Primordiales! ¡La Armonía se ha roto! A pesar de que Djaul fracasó en su objetivo, causó un gran lío… 

¡Pero debe haber tardado mucho tiempo! Pues al salir de la cueva de Aguabrial, él se percata de que el mes de Desiembro ha avanzado mucho. Para recuperar esos días perdidos, él decide tomar una solución radical: usurpar el siguiente mes, Javián, matando a su protector, Solar

  • La llegada de dos nuevas diosas (10, 12)

Solar, el protector de Javián, ha sido asesinado por el demonio Djaul. Así, éste se apropia de su mes (Javián) y lanza una helada sobre el Mundo de los Diez. Y él no hace las cosas a medias: ¡este comienzo del año es el más helado que el planeta jamás ha conocido! Para angustia de sus habitantes… ¡¿Pero qué se hicieron los diez dioses?! ¡El hambre y las epidemias asolan el mundo, pero ellos no mueven un dedo! Los aventureros deben buscar ayuda de otro lugar… y éstos se encuentran con una divinidad poco conocida a la cual se convierten: Sacrógrito, la diosa del sufrimiento. ¿Por qué? Porque debido a su influencia, ¡su dolor se convierte en fuerza! Y en este contexto, éste poder no está de sobra… 

Los fieles a Sacrógrito se llegan a ser legiones, y el culto a esta diosa crece. Al punto que, pronto, ella reclama su lugar en el panteón de los dioses mayores. El Mundo de los Diez se convierte en el Mundo de los Once. 

¡¿Qué?! ¡¿Eso quiere decir que es posible hacerse un lugar en el Inglorium, la dimensión divina?! Perfecta es esta noticia para solucionar los asuntos de Pandawa, otra diosa menor. Experta en fiestas y en bebidas fermentadas, ¡ella cuenta con postularse al puesto de divinidad mayor! Ella embriaga a los Once con firmes argumentos, y ellos se beben literalmente sus palabras. Está acordado: Pandawa puede, también, unirse al panteón… con la condición de provisionar a los otros dioses de leche de bambú, su especialidad. 

El enfrentamiento del Bien y el Mal (12, 26)Editar

Rushu y Djaul doblan sus esfuerzos para esparcir el mal: la ruptura del pacto de no invasión, la creación de Brakmar… Pero el equilibrio se mantiene gracias a Gúltar y la ciudad del bien: Bonta. 

  • La invasión de los Fab'huritus (12, 24)

Ahora estamos en el año 12 (d.RX). Dos jóvenes aventureros, Karibd y Silar, descubren accidentalmente un libro de ciencia Selatrop. Ellos experimentan sus fórmulas, fabricando y trapicheando (rebuscándoselas) consiguen crear un portal de teletransportación. ¿Pero a dónde lleva el portal? ¡Sorpresa! ¡Al interior de la Fab’hugruta: el plano demoníaco! Rushu, el señor de los demonios, los acoge bajo su ala (o más bien entre sus garras). ¿Por bondad? ¡Claro que no! Tiene una idea en mente: ¡utilizar el portal de los dos chicos para invadir el Mundo de los Doce! ¡Y qué si rompe el pacto de no-invasión que había firmado con los dioses! 

Dicho y hecho… ¡casi no consigue hacerlo! 12 años más tarde, todo está preparado: Rushu está a la cabeza de un ejército de miles de demonios, los Fab’huritus, cuidadosamente seleccionados por su maldad. 

¡Pero nada sucede como estaba previsto! La invasión es finalmente controlada gracias a la intervención de un bárbaro como ningún otro: Gúltar, quien para la ocasión usa la personalidad el loco furioso Dark Vlad. 

  • La Aurora Purpura (24, 26)

La invasión al mundo de los Doce por los Fab'huritus ha fracasado. ¡Pero los demonios tienen más de un truco bajo la manga! Djaul, el Protector de Desiembro, honra a su amo Rushu creando la ciudad de Brakmar. ¿Una ciudad para el vicio y el mal en el mismísimo Mundo de los Doce? ¡Una obra digna del Señor demoníaco! 

¡Pero este proyecto de urbanismo dudoso no les agrada a todos! Tres protectores de los meses (Jiva, Menalt y Pouchecot) deciden vengarse creando así una ciudad: Bonta, la blanca. 

Éstas dos ciudades del todo opuestas son rivales de nacimiento. Y, muy pronto, sus batallas alcanzarán una escala devastadora… En el año 26, la guerra es oficialmente declarada: Ésta es la primera batalla de La Aurora Púrpura. 

Hyrkul el tendencioso, poderoso asistente de Djaul, toma el mando del ejército brakmariano. Pero Hyrkul es asesinado por Ulgrud, un robusto caballero, enviado por los dioses. 

El enfrentamiento llega a su fin, y Bonta y Brakmar en cenizas quedaron. Sus habitantes pensaron que todo estaba terminado, pero una anomalía en el Reloj de Xelor causará líos en su futuro: La batalla parece estar condenada a tener que repetirse múltiples veces, y como castigo, ¡las dos ciudades se reconstruyen como si nada hubiese pasado…!

El apogeo de Brakmar (26, 132)Editar

  • La leyenda de Rykke Errel (26, 130)

El bien y el mal se han materializado en dos ciudades, la guerra ya tuvo lugar, pero una era de problemas y de terror vuelve a comenzar y Brakmar da un paso adelante.

Recuerden: El demonio Djaul, para obtener un Dofus, sedujo al dragón Aguabrial con la ayuda de una Ondina. Pero su plan fracasó y el huevo se abrió antes de tiempo, dando lugar al nacimiento de un dragón, Bolgrot. Con sus superpoderes, éste comienza a destruir todo a su paso. Después de todo, tiene de dónde sacar la rabia: su padre lo negó luego de enterarse del engaño de su madre (la Ondina). Afortunadamente, un yopuka llamado Rykke Errel logró calmarlo y convertirse en su amigo. Pero la calma es efímera… Por una hermosa enfermera, Helsefina, que pronto llegará a ellos. Un triángulo amoroso se forma, y los dos amigos se convierte en rivales: por los ojos de la bella sanadora, ambos terminan matándose… por celos del dragón por la relación entre Rykke y Helsefina, pues Bolgrot amaba a su amigo Rykke, como si este fuera su amo.

Aprovechando la oportunidad para aprender más sobre la anatomía de dragones, un puñado de hombres sabios de Amakna precipitan al cuerpo de Bolgrot. Pero ¿de dónde viene tanta agresividad? ¿Comió algo que él no digería? ¿Tal vez los huevos del desayuno? 

En realidad no… ¡pero casi! Para los sabios fue una sorpresa descubrir, ubicados dentro de las entrañas de la bestia, ¡los seis Dofus Primordiales! ¡Era de allí de donde el animal sacó su espectacular fuerza! 

Luego se dan cuenta de la importancia de separar los huevos de Dragón: Los Dofus deben ser protegidos por una Hermandad de Guardianes.

  • Jiva (26, 132)

Jiva es la protectora del mes de Javián. Cada año, la reina de hielo trae orden y renovación al Mundo de los Doce. Su misión: Repeler las bajas temperaturas e impedir que Djaul se ande a sus anchas. Porque si hay un protector lo suficientemente valiente (loco) para desafiar al demonio Djaul, ¡es ella!. Su secreto: Se desplaza a la velocidad del pensamiento... ¡y no precisamente el de un Yopuka! 

En el año 25, frente a la fundación de Brakmar, Jiva participa en la construcción de Bonta con la ayuda de Pouchecot y de Menalt, ambos protectores de los meses de Flovor y de Martalo respectivamente. 

Pero nada detiene a los demonios. Sobre todo cuando, así como Djaul, cuentan con una gran imaginación. En el año 132, mientras que Brakmar está en su apogeo, Djaul se hace pasar por el Dios Xelor con el fin de capturar a Jiva. Loco de amor por ella, Ulgrud parte de inmediato a su rescate. Él afronta a Djaul, sin ninguna oportunidad de ganar el combate. 

El cambio es ahora (505, 635)Editar

Un aventurero que se esfuerza por desafiar al Mal, la extraña desaparición de los Dofus, y los secretos bien guardados sobre las islas perdidas: es el fin de una época y los comienzos de una nueva era.

  • El primer gremio del mundo de los doce (505, 536)

En el año 505, el pacto de no-invasión es roto de nuevo: el demonio Uk’Not’Allag, servidor de Rushu, invade del Mundo de los Doce… Su objetivo es simple: encontrar algunos Dofus. ¡Pero sin duda no ensuciaría sus garras por ahora! Él prefiere dejarle la tarea a los habitantes de Amakna, quienes ha esclavizado. 

Pero después de siete años, estos comienzan a hartarse de la matanza de jalatós. Uno de ellos, un joven pastor Feca llamado Allister, toma cartas en el asunto: Él reúne un grupo de aventureros para combatir al demonio. Se forma el gremio de Allister, el primero de todos del Mundo de los Doce. 

Su plan, bautizado “Astucia de Allister” se enfoca en la glotonería de Uk’Not’Allag, quien ama la sangre de jalatós. Así que sacrifica su rebaño y se asegura de que el demonio beba hasta calmar su sed. ¡Y listo, él sólo ha de esposarlo en plena digestión, con la ayuda de su gremio! 

Allister pone fin a la tiranía de Uk’Not’Allag, y en reconocimiento de sus servicios, es proclamado rey de Amakna. 

  • El mal del frio (550, 555)

A lo largo del Mar Kantil, la Isla de Frigost no tiene nada que envidiarle a su rival Amakna : las tierras fértiles, conocimientos agrícolas a la par con la tecnomagia, una política que fomenta la innovación… Pero por sus habitantes, no es suficiente. En el año 550, el alcalde organizó un concurso de inventos para encontrar una manera de aumentar la producción de cereales. Éste concurso fue ganado por el Conde Kontatrás, gracias a una máquina revolucionaria: una clepsidra capaz de modificar el curso del tiempo, y así alargar los días. 

Pero las fuerzas del más allá interfieren: Djaul y Jive, los protectores de los meses rivales, escogen a Frigost como arena para su combate anual. Y el demonio termina por hundir a la isla dentro de un invierno eterno… 

  • El día maldito: La desaparición de los dofus (634)

Es una bella mañana del año 634 cuando sucede el Día Maldito. ¡Los huevos de dragón han desaparecido! ¡Las criaturas más feroces del Mundo de los Doce los han robado! ¡El Dragocerdo, el Minotauroro e incluso Dark Vlad se han autoproclamado los nuevos guardianes de los Dofus! 

Inmediatamente, los aventureros se proponen hacer todo para recuperarlos. Ellos irrumpieron casas, bosques, mazmorras… sin éxito. 

Aprovechando el desorden, el demonio Uk’Not’Allag, ayudado por Vil Smis, logra escapar de la prisión donde languideció… 

  • Islas perdidas (635)

El año 635 marca un paso clave por la Diosa Pandawa. ¡El descubrimiento de la Isla de Pandala aumentaría considerablemente su poder! Hasta ahora, esta tierra era conocida solo por un puñado de iniciados. Pero su revelación al mundo lo cambió: los aventuraros interesados pueden rendir culto a la diosa, ¡y sus fieles se hacen más numerosos! 

Durante mucho tiempo, Pandawa no ha sido más que una diosa de segunda clase, sólo para servir las bebidas a sus colegas. Hoy, las cosas han cambiado: ¡ella encontró la igualdad, por su bien! 

En el otro lado del Continente Amakneano, en otra isla hasta ahora desconocida, el alquimista Otomai trabaja allí. Sus experiencias con las Ogrinas, una forma de Wakfu sólido progresan! Pero, ¡ay! Siguiendo sus objetivos, ¡ha hecho una mala combinación! Una criatura extraña, con un apetito insaciable, nace: Ogrest.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar